lunes, 20 de febrero de 2012

Granada



Ayer no me quería ir de mi casa... en cuanto salgo por la puerta ya echo de menos a todo el mundo. Pero sinceramente, estoy muy bien aquí.
Las nuevas asignaturas y los nuevos profesores prometen. Además los lunes y los miercoles entro a las once.
No vivo en ningún hotel Chelsea. Tampoco estoy ahorrando para comprarme un frigorífico. No trabajo en una libreria, ni me paso las noches leyendo libros de arte. No tengo una vida bohemia a pesar de que algunos crean que si.
Vivo en un piso donde hace frío y se va la luz muy a menudo. He aprendido a vivir con velas. El suelo es lo más bonito que tiene, estoy enamorada de las pequeñas baldosas grises y rojas de mi habitación. Me encanta mi grandisoso escritorio donde puedo dibujar en grandes folios sin que me estorbe nada. Y el caballete... qué bien queda, parece que sé pintar y todo.

He aprendido que hacer yoga y hacer crepes me relaja... y que permanecer todo el día en el ordenador me agobia.
También he descubierto que me encanta coger el autobús. Buscar trabajo no es ninguna agonía, y apuntarme a cursos de la universidad tampoco. La ropa de segunda mano me sienta muy bien, y lo más importante... el café ya no me hace daño.
Tengo tiempo para todo y para todos. Pero casi nunca hago nada... solo pensar, pensar y pensar.

No tengo nada que envidiarle a la vida que tuvo Patti Smith a mi edad. Ella ahorraba para un frigorífico y yo ahorro para irme a Egipto. Ella se pasaba las horas leyendo libros de arte, y yo tengo historia del arte hasta en la sopa...

(se nota que ha vuelto mi admiración por la Patti, no?) :D

sábado, 18 de febrero de 2012

La santísima trinidad de Hogwarts

Entre la espada y la pared. No recuerdo el día exacto, pero si recuerdo el momento exacto. Me encontraba con un pie en el cine y con el otro en la calle.
Fuera, el autobús estaba apunto de pasar. Dentro, mis amigos me miraban ansiosos por que los tres quedáramos sellados de por vida.
Pero no... No era el momento ni el lugar. Recogí mis cosas y salí. De pronto me acordé de cómo llegué a aquel sitio, de cómo les conocí, de cómo al principio dije "no" y después dije "si, voy a ir a ensayar a Canena". Así que sin pensármelo dos veces entré, me senté y cuando me levanté ya lo tenía tatuado en la muñeca.

Tener el mismo tatuaje nos hace especiales e inseparables.
Muchas veces me he peleado con ellos y he deseado que el tatuaje desapareciese... pero siempre nos hemos reconciliado. Demasiada mierda nos une. Demasiados recuerdos, demasiados momentos que quedarán tatuados en mi memoria. El tatuaje no solo está en la piel.

Es algo mágico. Algunas veces, cuando estoy escribiendo o dibujando y sin querer me remango... lo veo. Pero no veo un tatuaje mal hecho con lineas torcidas y con algunos huecos. Les veo a ellos jugando con el agua en verano. Veo a Gyye peinándose su flequillo y escondiéndose de Luis. Y veo a Luis corriendo con la manguera empapandolo todo. Les veo subidos a la balsa que construimos en el pantano, intentando salir a flote. Les veo enfadándose por gilipolleces o subidos en un escenario haciendo lo que más les gusta.

Si las cosas en un futuro no nos van bien, tenemos un plan. Montaremos una escuela de arte en Hogwarts. Gyye será el maestro de dibujo y pintura. Luis será el maestro de música y yo seré "la teórica" (así me han puesto -.-)... y daré clases de historia del arte y canto.
Y Calero que sea el enfermero y Manu el que pone los ordenadores. xD (soñar es gratis).

Meriendas sorpresa

Siempre estamos haciendo sorpresas. Si no es un cumpleaños sorpresa es una visita sorpresa o una excursión sorpresa o una cena/comida/merienda sorpresa.
Lo importante es dar una sorpresa o susto a quien sea. Dentro de poco alguien tendrá su "sorpresa"... (ahí lo dejo).

Este verano, el grupo se disolvió días antes de mi santo. No estaba yo en mi salsa, y tampoco tenía muchas ganas de fiestas, pero Gyye y Luis me hicieron una merienda sorpresa.
Aún recuerdo el extraño sabor a fairy de las magdalenas con chocolate y nata, y como lo pusieron todo lleno de velitas. Movieron el cine entero... volcaron mi querida mesa de pin-pon e hicieron una pequeña habitación en medio de la gran sala. Pusieron los sofás, las mantas... y me hicieron una alfombra de cojines para que pudiera descalzarme.
Debo añadir, que aunque las magdalenas no les salieron muy buenas, no sobró ni una. Calero se las comió todas.

Mississippi Queen


Quizás me haga falta una amiga que me aconseje qué ponerme y que me diga eso de "pasas demasiado tiempo con ellos". Quizás me haga falta salir más, disfrutar de las discotecas y los pubs. Estaría bien tener a una amiga para quedarme a dormir en su casa y ver películas. Estaría muy bien ir de compras con ella, que me cuente sus secretos, que me de consejos.
Pero sinceramente, es algo que no necesito.
Les tengo a ellos, que son más tontos, pero siempre están.
Si les digo: "¿cómo me queda esta camiseta?", se quedarán callados sin saber qué contestar. Ese tipo de respuesta me vale. O siempre está el mismo tonto que dice: "esa camiseta es de abuela", y yo le diré: "pues no, es vintage... que no entiendes!".
Lo peor de esto es que se me pegan las malas manías. Antes no sabía eructar. Ser extrovertida se ha convertido en rutina y sus palabras son ahora las mías.
No me hace falta ir de botellón. Me conformo con beber zumo de piña mientras me cuentan historias de extraterrestres o cotilleos... que aunque suene raro... les encanta cotillear.
Me encanta dormir con ellos. Mike ronca, Manu parece que está dormido... pero según él está pensando o acariciando al gato. Guille se pone malo y no duerme bien, Luis habla... habla muchisisimo. Calero parece una momia, y Gyye un niño pequeñito. Es un espectáculo dormir allí. Sobretodo cuando no cabemos en el colchón y alguno se va por ahí rodando en modo croqueta.
Me encanta ser la única niña del grupo. Me hacen sentir especial, me tratan de forma especial.

jueves, 16 de febrero de 2012

No fue casualidad. Es evidente


Quizás tú también te has sentido igual que yo, y en silencio hemos compartido el mismo dolor. Nunca lo he visto así, hasta hace unos minutos. Ya pensaba que no podías subir más peldaños de esta pequeña escalera... pero hoy te has encaramado a la barandilla y te niegas a bajar. Y creo que no bajarás en mucho tiempo. Pero cuidado, te podrías deslizar de un momento a otro... ya sabes los altibajos que me dan. No...xD hoy estás muy bien donde estás. En este momento estamos tú y yo al mismo nivel... cara a cara. Nunca me cansaré de tus revelaciones. Me siento orgullosa de ser la primera... Y más orgullosa de que me cuentes tantas anécdotas. Eres todo un valiente Alejandro Magno.


Y lo de la maqueta... no os preocupéis, que la almohada me está dando muy buenos consejos.

cuando se tiene algo, no se valora.

Hoy, nuestra ex maestra de filosofía nos ha dicho que aprovechemos el tiempo que nos queda, que no es mucho según ella. Dice, que ahora nos preocupamos solo por minucias, y que pronto nos preocuparemos por cosas realmente serias. He mirado a Luis, Luis me ha mirado a mi, los dos hemos mirado a Alejandra... se ha producido un silencio en nuestra antigua clase... no se. ¿A qué tiempo se refería?, ¿al tiempo en Granada?, ¿al tiempo juntos?, ¿o al tiempo en el mundo?... Prefiero contar los días que he vivido antes que contar los días que me quedan por vivir.

miércoles, 15 de febrero de 2012

russian red-things can only happen...

La luz

"luz" fue mi primera palabra, antes incluso que "mamá y papá".
En Hogwarts no se mueve nada, si entras mañana seguirán estando los mismos muebles en el mismo sitio que la última vez que entraste. Lo único que se mueve allí es la luz, pero lo cambia todo.
Cada vez que entro lo hago como si fuese la primera vez. La luz nunca es la misma, por lo tanto el sitio ha cambiado.
Cuando era pequeña soñaba con entrar en mansiones abandonadas, era mi obsesión mas fuerte. Me imaginaba todo lo que los antiguos dueños habían olvidado dentro: muebles, alfombras, álbumes de fotos... recuerdos en general que ya no eran de nadie, y que serían míos si los encontraba.
Me imaginaba corriendo las grandes cortinas y moviendo la luz de un lado para otro. La luz que no había sido cambiada en años.
Las casas viejas y abandonadas nunca me han dado miedo. Es imposible tener miedo ante tal espectáculo de sombras, recuerdos y polvo.
Me fascinan las cosas que no son nuevas, que son de otra época y han sido creadas en otra circunstancia. Que hayan tenido otros dueños antes que yo. Hogwarts, y en general todos los sitios olvidados que encontramos han tenido su historia, y al encontrarlos, somos nosotros quienes formamos parte de ella, quienes escribimos una página más en el testamento, junto a otras personas que no conocemos o que quizás si.




Pd: mi foto preferida de la infancia. Es de una mansión abandonada en Llanes (Asturias).

martes, 14 de febrero de 2012

Sueños por Grupos

Retener un sueño es imposible. Al cabo de unos meses olvidamos de qué iba. Y da igual que lo contemos, por que a la otra persona también se le olvidará. Podemos escribirlos, pero nos parecerá tan ridículo cuando lo leamos que pocas veces después volveremos a escribir nuestros sueños.

Los sueños son para vivirlos en el momento. Para levantarte por la mañana con una sonrisa, llorando, preocupado o enfadado. Son para contarlos y compartirlos. Son para ser recordados durante un tiempo, y luego ser suplantados por otros sueños que aún están por llegar.


Retener un grupo es imposible. Al cabo de unos meses olvidamos para qué se hizo. Y da igual lo que toquemos, por que cada uno le gusta una cosa distinta. Podemos dibujar a los componentes, pero nos parecerán tan ridículos que pocas veces después volveremos a dibujarlos.

Los grupos son para vivirlos en el momento. Para levantarte por la mañana con una sonrisa, llorando, preocupado o enfadado. Son para tocar y compartir. Son para ser recordados durante un tiempo, y luego ser suplantados por otros grupos que aún están por llegar.

lunes, 13 de febrero de 2012

ManuMario


Manuéh. Solamente te diré tres cosas. Las tres cosas que más te gustan oír. Las tres cosas que nunca faltan en Hogwarts... Las tres cosas por las que mueres:

Happy... Crunchi... Time!


Pd: Aquí vemos como el joven Manu se tira encima de un colchón y se pega el hostión de su vida.

somos niños


Nos gusta sentirnos niños, esa es la pura verdad. No nos gusta ir de discotecas, ni dar paseos sin ningún rumbo o dirección. No nos gusta ver la vida pasar delante de nuestras narices.

Nos gusta ir al campo y llenarnos de barro. Nos gusta dormir todos juntos en un colchón. Nos gusta ver películas paranoicas, frikis o de anime. Nos gusta ir al castillo y volar. Nos gusta trasnochar y soñar despiertos. Nos gusta hacer las cosas mal, para hacerlas otra vez bien.
Nos encanta imaginar.


Pd: Foto épica del día oficial de echar nata a Clara hasta que se enfade.

La estación de tren






Un sitio muy especial en Canena. Antigua estación de tren que luego fue una fabrica de plástico. Ahora está totalmente abandonada. En invierno es la vivienda de muchos inmigrantes que pasan allí la temporada de aceituna. En verano solíamos ir todas las tardes después de ensayar.
Exploramos la zona, recogemos tesoros de entre la basura, jugamos al escondite, damos portazos, tiramos las cosas, rompemos cristales, gritamos, corremos, hacemos la Ouija, jugamos a ser fantasmas, nos pegamos sustos unos a otros... vamos, lo típico que se hace cuando uno tiene 10 años pero sin tenerlos.

Cada uno tiene su historia de la estación... cada uno ha visto lo que ha querido ver.
Luis y Mike sintieron miedo cuando escucharon a alguien que no era ninguno de nosotros decir: "Fuera de aquí". Creo que esa ha sido la última vez que hemos ido. Gyye y yo nos convertimos en fantasmas por un día y traumatizamos a un chaval de Rus. Me encantó tirar botes de tomate caducados y saltar de la terraza a la calle sin hacerme ni un rasguño (bueno si, luego me metí en un buen lío y casi pierdo una pierna). Calero/Migue/Potter... se llevó el susto de su vida, y eso que iba en plan valiente. El susto se lo dio Grillaco, que se le da bien asustar a la gente con su potente voz de oráculo.

Recuerdo bien cuando se quemó la mesa haciendo la Oija, y cuando rociamos Gyye y yo las escaleras con gasolina. Me acuerdo una vez que se vinieron Marisa y Julia a jugar al strippocker, que bien nos lo pasamos... sobretodo cuando alguien me dejó encerrada y casi me da un infarto. ¡Que graciosos sois leñe...!

Pd: Las foticos son de un día que yo no estaba. Es que cuando no estoy se dedican a hacer cosas más divertidas de lo habitual.



Nuestro médico, psicólogo y batería

Don Miguel Ángel Calero fue el primero que me escuchó cantar de entre los miembros de Aned. Es un caso. Nos saca enfermedades a todos. Según él, moriré de un infarto al corazón, y solo con verme los ojos sabe si tengo la tensión alta. A veces creo que se inventa la mayoría de las cosas, pero me gusta preguntarle por que sé que a él le encanta contestarme y dárselas de medico profesional. Qué Potter... la verdad es que lo echo de menos.

La piscina




¿Quién pudiera estar ahí, metida en la piscina disfrutando del verano?
Cuando me hablan del verano pasado siempre me viene a la cabeza la misma escena: Sumergida en el agua intentado llegar a la superficie mientras alguien me tira del pie para que no pueda salir. Y cuando llego arriba y consigo respirar, alguien me vuelve a sumergir. De nuevo el agua entra en mis pulmones mientras abro los ojos y observo como me retienen y como juegan conmigo. Se escuchan sus risas, sus carcajadas mudas debajo del agua. El olor a cloro se extiende por una fina capa de la superficie, la cual rompemos los tres al salir. Grito, pataleo, muerdo... pero ellos siempre consiguen volver a meterme en el agua. Hasta que me pongo seria, me enfado, me salgo de la piscina y me envuelvo en mi toalla. Y me encanta ver como viene Luis y me dice: "ains Clarica, pero si es jugando!!"

domingo, 12 de febrero de 2012


Nunca hay un camino correcto. Creemos estar haciendo lo correcto cuando todo va bien, en armonía. Pero quizás no es nuestro momento ni nuestro lugar.
A veces abandonamos, otras veces seguimos al pie del cañón. ¿Abandonar? Sería la manera más fácil y cómoda. La perfección es imposible de alcanzar para todos. Por eso debo levantarme y volver a intentarlo, aunque sé que jamás seré perfecta y lo que haga nunca estará perfecto... debo seguir. Para demostrarme a mí misma que puedo hacerlo y que no todo está perdido.


sábado, 11 de febrero de 2012

Incubus - Dig

También hay vida fuera de Hogwarts

Todos tenemos una debilidad
pero en algunos de nosotros es más fácil de identificar.
Miramé a los ojos, y pidamos perdón.
Haremos un pacto para nunca más hablar de esto otra vez.
Sí, tu eres más que mi amiga.
Todos tenemos algo que cava en nosotros,
o al menos, cavamos en el otro.
Así que cuando la debilidad suba mi ego
sé que te acordarás de mi, desde el ayer...

Sí me convierto en otro, cava desde mi interior
lo que está cubriendo la mejor parte de mi.
Canta esta canción.
Recuerdamé que siempre nos tendremos el uno al otro,
cuando todo lo demás se haya ido.

Todos tenemos una enfermedad
que ingeniosamente ataca y se multiplica.
No importa cuanto lo intentemos.
Todos tenemos a alguien que cava en nosotros,
o al menos, cavamos en el otro.
Así que cuando la enfermedad suba mi ego,
sé que actuarás como la medicina más ingeniosa.

Sí me convierto en otro, cava desde mi interior
lo que está cubriendo la mejor parte de mi.
Canta esta canción.
Recuerdamé que siempre nos tendremos el uno al otro,
cuando todo lo demás se haya ido.

Reir, pensar, hablar, andar.









































Siempre lo he dicho: Canena parece un pueblo fantasma. Por eso me gusta tanto, pero si no fuese por Luis, el cine, la estación y el mesón... no iría ni loca.


Ayer fuimos en busca de Escuderos, el pueblo sumergido en el pantano del Giribaile. Obviamente no lo encontramos, ni siquiera vimos indicios de que allí hubo un pueblo algún día.


No contaré lo del pedo en mi cara, ni tampoco hablaré de como me dejasteis abandonada en medio del campo. Sólo diré que me gustó pasear por el puente y ver la luna reflejada en el agua. Me gustó ver como Guille se zampó nueve hamburguesas del McDonals, y me encantó encontrarnos con la Guardia Civil y ver la cara de Mike.




viernes, 10 de febrero de 2012

Amistad inmortal


Cuando lo vi por primera vez, no sabía quién era, sólo que iba a un ritmo avanzado para el ser humano, que era un adolescente fascinado de la vida en un cuerpo de un chico mayor.

No hace mucho que lo conozco, pero durante este intenso tiempo que hemos compartido, de trabajo, risas, palabras y momentos mágicos, abrazos, regalos y algún que otro llanto, lo he conocido más. Es el principio de una larga e inmortal amistad que un día buceando por este gran mar que es la vida, encontré dentro de una ostra que contenía esta perla fascinante y brillante que no era amarilla, sino de colores, y se llama Luis, mi Nini, mi mejor amigo.

jueves, 2 de febrero de 2012

Las bromas a Vodafone

Antes nos sentabamos en el Backstage, nos tapabamos con las mantas, encendiamos el radiador y nos pasabamos las tardes muertas llamando a Vodafone y gastando bromas.

Llamabamos siempre desde el móvil de Adolfo que tenía un gran altavoz. Se le ocurrían mil cosas cuando el tío de Vodafone lo cogía, entre otras bromas destacan la del elefantito rosa y Rafa Nadal, la cabra, el carrete de la cámara del móvil...




No podíamos reirnos por que si nos escuchaban colgaban. He visto a algunos metiendo la cabeza entre las mantas, ahogandose literalmente para que las risas no se escucharan.


La fotografía fue tomada justo antes de que le gastáramos una broma a la hermana de Luis en San Marcos.

El Oráculo

El Oráculo no es otro que nuestro querido tatuador, Grillaco.
Él lo sabe todo, le puedes preguntar acerca de la vida extraterrestre de Venus... y desvelará los secretos más oscuros de ese planeta. Le puedes preguntar sobre videojuegos: Ha jugado a todo, desde pokemon hasta el Halo.

Su filosofía de vida es extraña... es un Fucker.
Muchas noches, cuando son ya las cuatro de la mañana y está totalmente ido... empieza a divagar sobre temas de conversación en los que lo mezcla todo: La familia, los gatos de su madre, su hermano y sus amigos, la discoteca, la luna, tias que se ha tirado, tias que no se tiraría nunca y tias que se tirará algún día...

No se calla nunca, si le das cuerda no te deja hablar. Sin embargo siempre queremos que esté allí con nosotros, soltandonos de vez en cuando un: "ai que Joya, chache".

Rosmine



Un minuto de silencio por un grupo que se fue...



Se fue tal y como vino. Todos morimos, y Rosmine ya estaba cansado de existir. Algunos como yo, tiramos de la cuerda incansablemente, pero al final esa cuerda construida por todos se rompió.


Rosmine fue una etapa muy bonita. Todo el mundo debería pasar por un grupo como Rosmine para saber qué es la música y por qué hacemos música. Perdí demasiado el tiempo soñando en ser famosa y en dar muchos conciertos, y no me centré lo suficiente en el grupo en sí... aunque no hay mal que por bien no venga.


Tras haber superado esta dolorosa y amarga ruptura, aún quedan cosas buenas. Ayer escuché de nuevo canciones olvidadas, y me emocioné... pero no me emocioné por que esas canciones ya no volverán a existir, sino por la labor tan grande que haciamos y lo bien que lo pasabamos.


De Rosmine me quedo con lo mucho que aprendí.

De su ruptura me quedo con lo mucho que Luis me ayudó a seguir.

y De su muerte me quedo con el nacimiento de ANED en mi vida.