miércoles, 11 de diciembre de 2019

Chicos, ahora conduzco y lanzo cuchillos. Me gusta llevarte y pasar por delante del puticlub. Las luces de neón siempre me han producido cierta atracción. Que no me hace falta tanta agua para florecer. El estómago se me ha cerrado y ha vuelto el blues.

Recuerda, Clara, que esa sensación de pérdida es la que más alivia. Que te sientes relajada en ese nerviosismo adolescente. Se están cociendo habas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario